Las familias españolas se enfrentan, desde hace casi una década, a problemas de liquidez y de impagos. La crisis mundial ha afectado especialmente al país ibérico y sus familias han sido la parte de la población que se ha visto mayormente afectada. Las posibilidades de crédito se han reducido al aumentar considerablemente los riesgos de impago y mucha gente se ha visto en problemas importantes de dinero.

prestamos rapidosAfortunadamente para muchos, esta situación ha representado una oportunidad para los prestamistas y financieras particulares, que se han establecido como personas jurídicas o empresas y han pasado a generar un parque de crédito donde tienen acceso las figuras individuales que ni siquiera serían consideradas por los bancos y cajas convencionales. Si esta enorme oferta se une a internet y sus posibilidades, entonces las familias disponen de diversas oportunidades para poder hacer frente a los gastos imprevistos, obteniendo dinero en préstamo de manera rápida y efectiva.

La enorme oferta existente hace crecer la competencia y, ante una carrera voraz por ganar clientes, las empresas prestamistas han suavizado los requisitos de acceso al crédito y han desarrollado productos y fórmulas tan variadas como casos y situaciones existen. Así, con una simple búsqueda en la red se puede acceder a miles de ofertas de crédito con diversos nombres, según sea el caso: préstamos rápidos, créditos rápidos online, minicréditos rápidos, minipréstamos online, créditos sin nómina y muchos más.

En general, a todos los préstamos que suelen solicitarse vía internet, se les otorga el nombre común de préstamos online o préstamos rápidos. Los adjetivos online y rápido hacen referencia a la casi inmediatez con la que se gestionan y aprueban este tipo de operaciones. En un pasado muy reciente, las únicas fuentes de financiación con las que contaba una familia o un particular eran exclusivamente los bancos, las cajas de ahorro y las grandes entidades financieras. Para cualquier persona con necesidad de un préstamo urgente, el acceso a este tipo de oportunidades era algo casi inalcanzable. Para comenzar, estas empresas requerían el desplazamiento hasta una oficina física de la entidad con cita previa, en la cual se analizarían las posibilidades del prestatario para poder hacer frente a un préstamo de dinero conveniente para la entidad. Posteriormente, y en el caso de que existiese alguna posibilidad de aprobar la operación, el interesado debía enviar una serie de documentos, avales y comprobaciones y, además, esperar un promedio de hasta 2 semanas para obtener una respuesta muchas veces negativa.

Los particulares o pequeñas empresas que han prestado servicios de crédito de manera individual han encontrado la situación perfecta para expandir su negocio, apoyándose además en el auge de las nuevas tecnologías. Así pues, han nacido las diversas empresas que ocupan las páginas de internet con sus múltiples ofertas y productos adaptados a cada tipo de necesidad.

Es necesario dejar claro que las empresas que se dedican a préstamos rápidos online corren un riesgo más elevado en el mercado. El otorgar un crédito de manera casi inmediata implica que las posibilidades de pago del interesado son estudiadas muy por encima, que se confía en la buena fe de quien solicita y responde por el dinero y que existe una mediana posibilidad de que el dinero no llegue a recuperarse. Entonces ¿cómo compensan el riesgo estas empresas de préstamos y créditos rápidos? Muy sencillo: los intereses que cobran por cada operación y las comisiones del servicio son bastante más altos que la tasa de interés promedio a la que prestan los bancos y cajas.

Entonces: ¿Son los préstamos rápidos la mejor opción de financiación?

Los préstamos rápidos en todas sus variantes, son un producto financiero que ha sido concebido para enfrentar básicamente gastos imprevistos, situaciones de falta de liquidez puntuales y adelantos de dinero en efectivo.

Este tipo de producto financiero no es recomendable para adquirir grandes activos, bienes inmuebles o gastos realmente innecesarios.

creditos rapidos onlinePor ejemplo, los minicréditos rápidos, que en su mayoría no suelen sobrepasar los 300€, pueden ser la opción ideal para compras imprevistas que no pueden aplazarse hasta un momento de mayor liquidez. Así, esta cantidad que puede conseguirse con solo aportar el DNI, un certificado de ingresos y los datos personales y de contacto a través de un formulario online, puede servir para pagar una avería en casa o el coche que no estén cubiertas por el seguro, las compras de la vuelta al cole o los regalos de navidad.

Los préstamos de cantidades mayores quizás requieran un poco más de documentación que garantice mínimamente el pago mensual requerido para la amortización de la deuda con sus respectivos intereses. Así para cantidades superiores a 1000€, es posible que sea obligatorio aportar una nómina salarial o ingresos recurrentes suficientes para cubrir las cuotas respectivas. Y para préstamos de más de 3000€ es posible que las empresas financieras requieran a veces un aval o una garantía.

Se recomienda, cualquiera que sea la situación en la que se encuentre para decidirse a solicitar un préstamo rápido online, hacer un examen sobre las finanzas personales y familiares. Este tipo de soluciones de crédito son ideales para enfrentar imprevistos, pero se necesita tener la seguridad de que se va a responder a las condiciones aplicadas por la entidad prestamista.

La rapidez y facilidad en la tramitación de los préstamos y créditos rápidos disponibles en la red, y las enormes posibilidades de aceptación y disponibilidad inmediata, se compensan con intereses más altos que la media tradicional. Es importante calcular el importe de las cuotas mensuales con las que se va a responder, el tiempo y frecuencia de pago y la cantidad total que se paga por los intereses de la operación, para considerar si la operación merece el esfuerzo.

Muchas páginas web que se dedican a este negocio, facilitan esta operación proporcionando una calculadora virtual, muy sencilla y exacta que permite saber el importe de las cuotas, el capital en préstamo, los intereses y el tiempo total de la operación, con solo introducir unos pocos datos. De esta manera, variando los tiempos o el importe del capital, y a veces hasta la cantidad de pago mensual, se puede saber exactamente a qué tipo de operación se puede tener acceso. Esta calculadora virtual es un recurso altamente efectivo para situar nuestra condición para el préstamo.

De igual manera, se considera muy importante leer todas y cada una de las condiciones de la operación que se decida contratar, aclarar los términos que provoquen confusión y eliminar cualquier duda al respecto. Afortunadamente casi todas las empresas de préstamos rápidos online cuentan con un equipo de atención al cliente capacitado para responder todo lo concerniente en relación a sus productos.