Cómo ahorrar al utilizar el transporte público. ¡Aprovecha sus ventajas!

El transporte público es sin duda una de las mejores alternativas para desplazarse por la ciudad sin necesidad de gastar mucho dinero. ¡Cuando se trata de ahorrar, cada gesto es importante a la hora de cuadrar las cuentas!

Ventajas de usar los transportes públicos

A la hora de ahorrar hay que actuar con cabeza. Aunque ciertamente los nuevos mini préstamos 24 h suponen una gran ayuda para las familias a la hora de disponer efectivo al instante con el que solventar pequeños gastos del día a día, también es cierto que hay mil y una fórmulas para ahorrar. Una de ellas es utilizar el transporte público.

Todos conocemos las ventajas de utilizar los transportes públicos. En grandes ciudades como Madrid o Barcelona, desplazarse en metro o en autobús para ir de casa al trabajo no es solo una cuestión de ahorro sino casi una necesidad para evitar atascos, o pérdidas de tiempo en busca de una plaza de aparcamiento cerca de la oficina.

Por otra parte, el uso de la bicicleta, promovido por los ayuntamientos de las principales ciudades, sería una buena alternativa para ahorrar y preservar el medio ambiente de la polución y de los gases tóxicos que emite el combustible de los vehículos. En muchas ciudades centroeuropeas es muy habitual que los transeúntes se desplacen en este medio de locomoción, ecológico, económico y saludable.

Otro punto a favor del transporte público, es la seguridad. Los vehículos públicos son seguros, modernos y ecológicos. Algo muy importante en un país como el nuestro, en el que la media de los vehículos particulares supera los 10 años de vida. El uso de vehículos híbridos o eléctricos aún no es mayoritario, y los autos contaminantes siguen invadiendo las calles de las principales ciudades.

En nuestro país, aún son muchas las personas que se resisten a dejar el coche en el garaje a la hora de desplazarse por la ciudad. Esto no solo crea problemas de atascos sino que además, contribuye a aumentar los niveles de polución. Por suerte, las nuevas generaciones son mucho más conscientes del impacto ambiental que provoca el uso del vehículo particular y optan por los transportes públicos. Por eso, y también por el tema del ahorro.

Pero el ahorro es sólo una de los atractivos de estos medios de transporte. Estos son los principales puntos fuertes de estos medios de transporte:

  • Son respetuosos con el medio ambiente, reduciendo graves problemas como las emisiones de C02 o la contaminación acústica. Podrás ahorrarte un dinero a final de mes y aportar tu pequeño grano de arena en la lucha contra la contaminación.
  • Eluden los atascos. Esto cobra especial importancia en las grandes ciudades, y aunque no en todos los casos el transporte público permite evitar la congestión de vehículos, en muchos otros son la única solución, como ocurre por ejemplo en las ciudades que cuentan con metro o un carril de autobuses protegido.
  • No hay que preocuparse por aparcar. La búsqueda de aparcamiento es uno de los problemas más habituales de los que se mueven en coche por la ciudad. En ocasiones se tarda más en encontrar un sitio que en realizar el propio trayecto, o hay que recurrir finalmente a estacionar en un parking o en una zona de pago.
  • Al utilizar el transporte público nos ahorramos la frustración de perder demasiado tiempo hasta encontrar aparcamiento y unos euros a final de mes.

Una vez conocidas todas sus virtudes, hay que recordar que en cada ciudad la red de transporte público es distinta y por ello, las siguientes recomendaciones podrán variar de una a otra:

El abono transporte

Es la opción más conocida y efectiva para ahorrar en los transportes públicos. Generalmente cada ciudad ofrece unos abonos con los cuales se pueden usar todas las modalidades de transporte público de que esta dispone, que resultan mucho más económicos que las tarifas estándar.

Descuentos para grupos

Es habitual que en los abonos de los que hemos hablado anteriormente existan promociones para distintos colectivos que permiten ahorrar una pequeña cantidad con tan sólo mostrar un carnet que acredite al portador como parte de ese grupo. Los jóvenes, estudiantes, jubilados o las familias numerosas suelen tener derecho a recibir este tipo de descuentos que ayudan a reducir gastos de forma muy significativa.

Comprar con antelación

En el momento de planificar las vacaciones la mayoría de nosotros pensamos en anticiparnos para sacar los billetes cuanto antes y obtener así grandes descuentos. Esto también puede aplicarse a los viajes diarios en el trasporte público, los cuales cuentan con promociones especiales al comprarlos de forma anticipada. A la hora de viajar, lo más recomendable para ahorrar una cantidad importante, es siempre comprar con antelación.

Trabajar y viajar no es incompatible

Muchas veces asociamos los viajes con un periodo de tiempo perdido, pero esto no tiene porqué ser así. Es perfectamente compatible viajar y trabajar si aprovechamos este tiempo para contestar algún e-mail, repasar mentalmente la conferencia, organizar el día o acabar algún proyecto. Llegarás a tu trabajo totalmente concentrado y con las pilas puestas, por lo que tu eficiencia aumentará.

Usa las formas de pago que te ofrece tu empresa

Numerosas empresas dan a sus trabajadores la opción de conseguir unos incentivos extra mediante formas de pago destinadas a gastos comunes. El empleo de estas tarjetas hará que los gastos en el transporte público se vean reflejados en la declaración de la renta, de manera que el ahorro será mayor que si pagaras con otros medios convencionales.

Y una última recomendación saludable: Las autoridades sanitarias recomiendan caminar al menos media hora al día: siempre que sea posible, camina en lugar de utilizar el coche o el bus. Si la distancia es demasiado grande, intenta bajar una o dos paradas antes y continuar el trayecto a pie. ¡Tu salud te lo agradecerá!