Los registros históricos de morosidad son un recurso muy solicitado por cualquier empresa, grande o pequeña, que ofrezca sus productos o servicios y acepte la financiación o crédito como método de pago. Y es que estos listados les permiten resguardarse antes de conceder una venta a un nuevo cliente.

Para los usuarios de servicios de crédito, y no con esto nos referimos exclusivamente a titulares de hipotecas y préstamos bancarios, estos registros pueden resultar un dolor de cabeza a la hora de solicitar una operación de pago a plazos o que requiera la liquidación periódica de los importes adeudados, como por ejemplo la contratación de servicios de electricidad y teléfono. Es común encontrarse con denegaciones de suscripciones a líneas telefónicas, financiación de pequeñas compras, y otras pequeñas operaciones de pago aplazado ya que, sin saberlo, el nombre del titular se encuentra incluidos en un registro de impagos.

creditos con asnefEn España, ASNEF y RAI, son los listados más conocidos donde las empresas que gestionan sus servicios y productos a crédito, consultan el historial de operaciones de un nuevo cliente. ASNEF y RAI son los acrónimos respectivos de de Asociación Nacional de Establecimientos Financieros y Registro de Acciones Impagadas. Para que las empresas puedan tener acceso a los datos registrados en tales historiales, deben formar parte de la asociación (ASNEF) o contratar el servicio (RAI). Igualmente, si lo que desean es reportar a una empresa o particular que haya incurrido en impago con sus servicios.

Los registros de impago revelan toda la información de las deudas pendientes como: fecha de la deuda, importe total, pagos anteriores, rechazos de cobro, etc. Por eso es muy importante tener control sobre todos los gastos que corran a nuestro nombre, ya que el olvido de uno de ellos puede generar una deuda que irá creciendo con intereses deudores y podemos estar ignorándolo.

Cuando una empresa decide listar a un cliente en alguno de los registros de morosidad anteriores, tiene como obligación informar al interesado por vía escrita, formal y certificada, de las intenciones de hacerlo con un mínimo de 30 días antes de la fecha límite del acto. De lo contrario, la empresa estaría incumpliendo una ley de información.

Afortunadamente, es posible como particular y como empresa solicitar acceder a la información de tales registros para confirmar si los datos propios se encuentran incluidos o no, y solicitar la eliminación de los mismos del fichero, conforme se liquiden las deudas pendientes. El procedimiento será explicado más adelante.

Entonces, ¿aparecer en listados como ASNEF limita las posibilidades de adquirir un crédito?

Por desgracia sí que lo limita, la mayoría de las empresas que otorgan préstamo y créditos suelen consultar este tipod e registros de morosidad. Pero la buena noticia es que, conforme crece el parque de empresas de crédito en España, también crece el número de empresas que permiten solicitar créditos con ASNEF

Solicitar Créditos y Préstamos con ASNEF

Muchas personas pueden aparecer listadas en registros de ASNEF o RAI y ni siquiera saberlo. Razones como las injustas y cuestionables políticas de permanencia a las que nos someten las compañías telefónicas pueden ser el motivo de inclusión en tal listado. El impago de pequeñas facturas de servicios que hayamos olvidado dar de baja, retrasos en el pago de las cuotas de la tarjeta de crédito, y otras operaciones de importes pequeños.

Las empresas privadas que ofrecen servicios de préstamos y financiación a crédito consideran que una persona que aparezca listada en ASNEF no tiene necesariamente que ser un mal pagador. Por ello han creado con mucho éxito los créditos con ASNEF y sus diversas versiones: minicréditos con ASNEF, préstamos rápidos con ASNEF y mini préstamos con ASNEF, por ejemplo.

Hasta hace muy poco tiempo, cuando el mercado del crédito y la financiación se encontraba exclusivamente controlado por las cajas de ahorro y bancos tradicionales, era simplemente impensable considerar solicitar préstamos o créditos con ASNEF. Hoy día, con la llegada de nuevas empresas privadas de financiación, se abre un abanico de oportunidades para diversos tipos de público, como las personas que aparecen listadas en registros de impagos y necesitan solicitar préstamos o créditos con ASNEF.

Es posible encontrar diversos productos adaptados a las personas que aparecen registradas en listados de morosidad. Hoy día, ante la innumerable oferta de préstamos rápidos y créditos online, las empresas financieras han encontrado un enorme nicho de oportunidades ofreciendo préstamos con ASNEF.

Entre los diversos productos que se pueden encontrar para las personas registradas en listados de impagos podemos encontrar:

  • Minicréditos con ASNEF: son préstamos rápidos de dinero de hasta 600€ y cuyo plazo de devolución es como máximo 30 días. Este tipo de productos permite al solicitante y al prestamista comprobar la capacidad de respuesta de un nuevo cliente sin tener que arriesgar mucho dinero en la operación. El solicitante puede demostrar que, efectivamente su inclusión en un fichero de morosos no determina su capacidad de responsabilidad ante una operación de crédito. El tiempo de respuesta para la aprobación de un minicrédito con ASNEF es muy corto. Generalmente suele obtenerse respuesta en las 24 horas siguientes del envío del formulario de solicitud junto a la documentación requerida. Es muy posible que también se encuentren disponibles en la red con el nombre de mini préstamos con ASNEF.
  • Préstamos rápidos con ASNEF: al igual que los anteriores, son un producto de concesión casi inmediata, tras el estudio de las condiciones del solicitante. Su diferencia radica en el importe que se puede solicitar y su tiempo de devolución. Para préstamos rápidos con ASNEF se pueden solicitar hasta 2.000€ y tener un plazo de devolución de hasta 6 meses.

¿Cuáles son los requisitos para solicitar un crédito con ASNEF?

Cada caso es muy particular, ya que cada persona ha sido incluida en los ficheros de morosidad por razones distintas. También depende mucho de la cantidad a solicitar en préstamo o crédito ya que, a mayor cantidad, mayor riesgo. Pero por norma general, los requisitos comunes que suelen exigirse a la hora de tramitar préstamos con ASNEF son:

  • Mayoría de edad. Algunas empresas solicitan 18 años y otras pueden solicitar hasta 25 años como edad mínima para solicitar este tipo de productos.
  • Ser residente en España, nacional o extranjero.
  • Número de documento Nacional de Identidad para nacionales (DNI) o Número de Identificación de Extranjero para no nacionales (NIE).
  • Un número de cuenta bancaria de un banco que opere en territorio español.
  • Datos de contacto como: dirección de correo electrónico, número de teléfono, dirección física.
  • Nómina salarial con contrato de trabajo. En el caso de ser trabajador autónomo, las declaraciones de ingresos pertinentes. Si el interesado se encontrase en situación de desempleo o jubilación, puede aportar certificación de ingresos suficientes y periódicos como prestaciones, pensiones, rentas, subsidios, entre otros.
  • Que el importe que se adeude en el listado de morosidad como ASNEF sea inferior a 2000€, aunque algunas empresas, dependiendo del nuevo importe de crédito, pueden exigir que esta cantidad no supere los 1.000€.
  • Que la deuda pendiente de liquidar del solicitante no haya sido contraída con un banco o entidad financiera.
  • Documentación relacionada con las deudas impagadas que se reflejen en el listado.

¿Qué sucedería si se incumpliese el pago de un crédito o préstamo con ASNEF?

Además de poner en evidencia su condición de moroso, el incumplir el pago de un préstamo otorgado estando registrado en ASNEF o RAI, puede conllevar a situaciones tan difíciles como:

  • Aplicación de intereses de demora sobre el importe impagado. Este tipo de interés suele ser bastante superior al que se cobra por la transacción en sí misma.
  • El solicitante podría pasar a tener otro registro en el listado de impagos que maneje la compañía que ha otorgado el crédito, como ASNEF, RAI u otros similares.
  • Reclamación judicial del pago de la deuda.
  • Cambio de acreedor, si la empresa prestamista ha incluido en sus cláusulas la posibilidad de venta de sus deudas a empresas que se encargan de comprar impagos y luego ejecutar acciones forzosas para obtener el dinero adeudado.

A pesar de que las ofertas de créditos y préstamos con ASNEF y RAI son cada día más comunes, cada empresa puede dictar sus propias normas de concesión y límites de la operación (plazos, capital, número de las cuotas, importe de las cuotas, etc.). Es responsabilidad de cada solicitante informarse de las condiciones y requerimientos de la empresa con la que decida tramitar su crédito con ASNEF.

Es muy importante que una vez que un solicitante confirme que su nombre se encuentra incluido en un fichero de impagos, intente liquidar su deuda tan pronto sea posible. Generalmente debería bastar con la liquidación de la deuda con la empresa acreedora, pero es recomendable contactar con el fichero para reportar los documentos necesarios que comprueben que la deuda ha sido saldada y, ejecutar el derecho de eliminación de los datos personales de la base de datos. Cada registro ofrece en su página web oficial, las instrucciones para la consulta y eliminación de datos de sus listados.