Las líneas de crédito conforman la transacción financiera más solicitada por trabajadores autónomos y pequeñas empresas. Cada día se hace más común escuchar el término en los espacios publicitarios y sobre todo en las páginas de internet. Pero muchas personas suelen confundir los términos crédito y préstamo.

¿Para qué sirve una Línea de Crédito?Aunque suelen utilizarse como sinónimos publicitarios y están muy relacionados, ambos son bastante diferentes. Aclararemos entonces primero, lo que es una Línea de Crédito.

linea de creditoUna línea de crédito es una operación financiera donde un prestamista, que puede ser un banco, una entidad financiera o una empresa de crédito, pone a disposición de un interesado en una cuenta bancaria. Este importe puede ser utilizado por el interesado en su totalidad, o en fracciones, según necesite. Se acuerda en el contrato un tipo de interés a aplicar sobre el dinero que se utilice del capital total otorgado, y posiblemente (algunas empresas no aplican esta condición) un interés más bajo por el capital que no sea utilizado. Una de las mayores ventajas de la Línea de crédito es que la misma puede ser utilizada nuevamente una vez que la parte del capital utilizado ha sido reintegrado con sus respectivos intereses.

El funcionamiento de las tarjetas de crédito es similar a una línea de crédito. La diferencia es que el acceso al capital en crédito de las tarjetas se hace a través de un terminal de punto de venta y la línea de crédito permite retirar el dinero en efectivo. Una vez liquidado el importe que se haya utilizado del capital puesto a crédito, el mismo vuelve a estar disponible íntegramente para ser utilizado de nuevo.

Las líneas de crédito han sido pensadas para los trabajadores autónomos y para las empresas, ya que su fin principal es cubrir situaciones de falta de liquidez temporales. Para las empresas y los trabajadores por cuenta ajena, la liquidez en su caja es una cuestión bastante fluctuante. Es muy común que, para el momento de pagos importantes como nóminas salariales, o pedidos importantes a proveedores, no exista el dinero necesario para poder hacer frente al pago. Las líneas de crédito pueden entonces prestar el auxilio financiero temporal que tanto se necesita. Igualmente, los trabajadores autónomos en España necesitan hacer declaración del Impuesto Sobre la Renta cada tres meses, muchas veces sobre las facturas que todavía no se han cobrado. Esta situación puede ser resuelta con el apoyo de una línea de crédito.

Por el contrario, si el beneficiario de la línea de crédito necesita adquirir algún activo, lo más recomendable es que recurra a tramitar un préstamo online en cualquiera de sus versiones y según las necesidades propias de la adquisición; préstamo hipotecario, préstamos rápidos, minicréditos online, etc.. Las líneas de crédito están destinadas a cumplir períodos cortos de falta de liquidez, nunca para la obtención y compra de grandes activos.

Entonces ¿Cuáles serían las diferencias entre una Línea de Crédito y un Préstamo Personal?

  • La línea de crédito ha sido diseñada para cubrir períodos a corto plazo de falta de dinero y también para adelantar pagos. Los préstamos están destinados a la compra de activos o servicios.
  • Una línea de crédito pone un capital en efectivo disponible en una cuenta bancaria para el interesado, y el mismo puede disponer de ese capital completamente o en fracciones según necesite. Deberá responder solo por el capital utilizado, pagando unos intereses acordados en contrato. Es posible que algunas empresas también cobren un interés menor por el capital que no se utilice, esto lo justifican tomando en cuenta el concepto de “coste de oportunidad”, y quiere decir que es un interés que se cobra por las posibilidades de negocio e inversión que puede estar perdiendo el prestamista por decidir otorgar el capital en crédito a alguien que lo tiene “inactivo”, en vez de destinarlo a otra operación más rentable. Los préstamos cuando son otorgados, ponen a disposición del interesado un importe en efectivo directamente en una cuenta bancaria para el solicitante. El prestatario puede disponer del dinero otorgado en préstamo en su totalidad y debe reintegrar y reponer el mismo, más los intereses pactados al final del plazo que haya acordado con el prestamista. Se paga un interés total por la devolución del préstamo. El préstamo debe devolverse en cuotas, generalmente alícuotas que incluyen parte del capital y parte de los intereses amortizados.
  • El importe otorgado en la línea de crédito vuelve a estar disponible conforme se repone el capital con los intereses respectivos. El capital del préstamo solo está disponible cuando se otorga al prestatario y una vez que el mismo ha devuelto el capital con sus intereses, la transacción queda liquidada. No es posible volver a disponer del capital.
  • Las líneas de crédito suelen ser renovables generalmente cada año. Los préstamos tienen de vida el tiempo planificado para su pago y amortización.

Las líneas de crédito suelen ser un poco más complicadas de gestionar que un préstamo regular. También tienen gastos y comisiones de amortización mayores que los de otras operaciones de crédito.

No todas las empresas suelen ofrecer este producto en su catálogo de servicios, pero cada día es más frecuente encontrarla dentro de las opciones de créditos que se ofertan en internet.

Las empresas financieras han descubierto que las pequeñas empresas y los trabajadores por cuenta ajena son grandes consumidores de sus productos, quizás por esto hayan considerado añadir las líneas de crédito entre sus servicios para poder ofrecer soluciones adaptadas a cada cliente. Cada día se originan nuevos productos, porque cada día aparecen nuevos tipos de clientes y se descubren nuevas oportunidades de negocio.

Es muy importante estudiar cual es el producto financiero que más se adecúa a la necesidad del momento. Es importante manejar a conciencia las finanzas personales para poder decidir entre tantas opciones disponibles en la red.

Afortunadamente, el parque de crédito español está conformado por muchísimas empresas que se han unido al auge del mercado de créditos rápidos, y casi todas cuentan con departamentos de soporte al cliente capacitados para aclarar cualquier duda antes de tomar la decisión definitiva.